Alberto prohibió despidos y anunció beneficios para rescatar pymes.

El paquete de medidas dispuestas por Alberto Fernández para paliar la crisis provocada por el coronavirus incluye ayudas a trabajadores y empresarios.

Mediante decreto estableció la prohibición de despidos a partir del 29 de febrero «sin causa» o por «fuerza mayor». También asistirá con 380 mil millones a pymes afectadas por la emergencia sanitaria. 

Alberto Fernández. Un amplio programa de contención al empleo de las pymes

Alberto Fernández dictó medidas para contener el empleo y las pymes, con Programa de Asistencia de Emerencia al Trabajo y la Producción, busca dar respuestas a una crisis sin presentes a nivel mundial, otorgará beneficios y en algunos casos el gobierno pagará parte del salario que tienen que afrontar las empresas afectadas por la cuarentena.

Alberto decretó la postergación o reducción de hasta el 95% del pago de las contribuciones patronales, y la compensación de hasta un salario mínimo por trabajador para las micro y pequeñas empresas de manera automática, con la medida busca auxiliar a empresas y trabajadores.

Las empresas beneficiarias deberán abstenerse de realizar despidos sin causa o por razones de fuerza mayor durante la vigencia de las mencionadas medidas. Pero, además, el mismo decreto dispone que los trabajadores despedidos sin causa (art. 245 LCT) y por razones de fuerza mayor (art. 247 LCT) desde el 29 de febrero de 2020 deberán ser incorporados nuevamente bajo las mismas condiciones laborales, el Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción para empleadores y trabajadores afectados por la emergencia sanitaria, apunta a garantizar el sostenimiento del empleo» y retomar la produccion luego de la cuarentena, un alivio para miles de comercios e industrias que no pueden solventarse para soportar la parálisis de la actividad.

Que condiciones deben cumplir las empresas para acceder a los beneficios del programa :

Prohibición de despidos.

Los empleadores que adhieran a los beneficios del presente Decreto, durante su vigencia, deberán abstenerse de disponer despidos sin causa (art. 245 LCT) y por razones de fuerza mayor (art. 247 LCT).

a) Sus actividades económicas fueran afectadas en forma crítica en las zonas geográficas donde se desarrollan.

b) Trabajadores contagiados por el COVID 19 o en aislamiento obligatorio o con dispensa laboral por estar en grupo de riesgo u obligaciones de cuidado familiar relacionadas al COVID 19.

c) Se acredite una sustancial reducción en sus ventas con posterioridad al 20 de marzo de 2020

Los beneficios que se otorgarán a las empresas son de dos tipos: sobre las contribuciones patronales, o en el modo de asignaciones compensatorias sobre los salarios. Es decir, que el Estado se hará cargo de una parte de los sueldos de sus trabajadores mientras tenga vigencia el presente decreto.

Postergación y/o reducción de contribuciones patronales

Los empleadores podrán acceder a la postergación de los vencimientos para el pago de las contribuciones patronales al Sistema Integrado Previsional Argentino, o bien a la reducción de hasta un 95% de las contribuciones patronales devengadas durante este mes de abril (uno de los dos). 

Este último beneficio (reducción del 95% de las contribuciones) será sólo para empleadores de hasta 60 trabajadores en relación de dependencia. Aquellos cuya plantilla de personal supere dicha cantidad, para gozar del mismo beneficio deberán promover el Procedimiento Preventivo de Crisis (Capítulo 6 del Título III de la Ley N° 24.013).

Compensación sobre salarios para empleadores.

El monto de la asignación compensatoria sobre los sueldos variará de acuerdo al tamaño de la planta de empleados:

a) Para los empleadores de hasta 25 trabajadores: hasta un Salario Mínimo Vital y Móvil por trabajador.

b) Empleadores de 26 a 60 trabajadores: hasta un 75% del Salario Mínimo Vital y Móvil vigente por empleado.

c) Empleadores de 61 a 100 trabajadores: hasta un 50% del Salario Mínimo Vital y Móvil vigente. 

Las empresas empleadoras que superen los 100 trabajadores también podrán acceder a una compensación, en este caso denominada Asistencia por la Emergencia Sanitaria. Consistirá en una suma no remunerativa abonada por el Estado por los trabajadores en relación de dependencia del sector privado, comprendidos en el régimen de negociación colectiva en los términos de la Ley 14.250. 

La prestación por trabajador tendrá un mínimo de $6.000 y un máximo de $10.000. A dichos efectos la autoridad de aplicación constituirá un nuevo Programa de Recuperación Productiva (Repro) diferenciado y simplificado. Es decir, no requerirá la presentación previa de un procedimiento preventivo de crisis con acuerdo de la parte sindical, ni deberá esperar su posterior homologación por el Ministerio de Trabajo. 

Los trabajadores despedidos sin causa (art. 245 LCT) y por razones de fuerza mayor (art. 247 LCT) desde el 29 de febrero de 2020 deberán ser incorporados nuevamente bajo las mismas condiciones laborales 

Prestaciones por desempleo 

El decreto también dispone elevar, durante el período que establezca la Jefatura de abinete, los montos de las prestaciones económicas por desempleo a un mínimo de $6.000 y un máximo de $10.000

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: