Alberto busca cobrar impuestos a los más ricos y Sáenz a los más pobres.


El Gobernador Gustavo Sáenz en conferencia de prensa anunció la creación de un fondo de emergencia, para ayudar a los emprendedores que a causa de las condiciones que impone la pandemia no cuentan con ingresos, lo perjudicial de esto, es que les costará a los empleados públicos una disminución de entre el 10 o 15% de sus haberes, le llamó ahorro, dijo que luego el estado se los devolverá, lo que quedó en evidencia es que los protegidos del gobierno provincial son quienes ostentan fortunas millonarias.


Sáenz, confeso macrista, ensaya debilitar al Presidente Fernández ante los bancos.

Gustavo Sáenz pertenece a las huestes alineadas con el ex presidente Macri, públicamente expresó que lo votaría
ante un eventual balotaje, en ésta puja en donde se dirime quiénes pagarán la crisis, no es inocente la decisión del Gobernador de correr al auxilio para fortalecer la postura de los bancos, sacrificando a los salteños más débiles, si el Presidente afloja, serán los trabajadores los únicos que financiarán éste desequilibrio económico.

Ésta decisión de Sáenz, lleva implícito una maniobras que apunta al desgaste del Presidente Alberto Fernández ante los señores del mundo financiero, ensayan desde Salta un plan que instale ésta apuesta a nivel nacional con el propósito de indultarse de cualquier contribución monetaria para la crisis desatada por el Covid-19, en ésta disputa, los primeros castigados pasaron a ser los empleados públicos, que ya venían atormentados por la crisis económica generada por el alto endeudamiento y el brutal enriquecimiento del mercado de capitales, el mismo que se apropió del 60% de la renta financiera, ganando miles de millones de dólares durante la gestión Macri.


Sáenz trae consigo una pesada carga difícil de sobrellevar para los trabajadores.

El anuncio, de la disminución del 15% en haberes de empleados públicos provocó gran indignación en Salta, inmediato fue el repudio en las redes sociales, el sector docente llamó a un paro virtual, se sumaron otros dirigentes gremiales y algunos ministros amenazaron con renunciarle, ante el hundimiento inminente, más tarde, Sáenz se desdijo en su cuenta de Tweeter, escribió que se trataría de un aporte voluntario, no obstante, la maniobra continúa vigente, la enviará a la Legislatura para su aprobación, trae entre manos un impuesto a los más pobres sin tocar a las grandes fortunas, esto no deja de ser un disparo de guerra hacia el gobierno nacional que propone todo lo contrario.


El Gobernador habló de mezquindades, nada dijo de las tacañerías de los bancos.

Ésta claro que Sáenz vino a gobernar demandando sacrificios a los más humildes, se refirió a las mezquindades, pero nada dijo de las tacañerías de los bancos, que es el sector que más ganancias obtendrá en ésta crisis: “No podemos perder el tiempo pensando y contestando a las mezquindades de las políticas, a las mezquindades de las
personas, a las mezquindades de aquellos que quieren sacar provecho o ventaja y ser oportunistas en momentos donde la gente la está pasando mal”, así Sáenz quedó en plena evidencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: